Cuando el saber no conviene.

 

Foto: Malegro


Cuando el saber no conviene. Derechos de Autor.

VíctorAlba P.H. - 28/03/2017 a las 11:44 hrs

Este post adquirido, relacionado con el sector, sin ánimo de ofender a nadie, y el que lo haga, que se lo mire…, trata de uno de estos detalles, uno entre muchos, que tan sólo pretende defender la díficil gestión de un servicio integral donde la creatividad, protagonista en toda creación, es cuestionada en cuanto a sus derechos, o más bien, se cuestiona a quien pertenecen.

En un sector como el de servicios, frecuentemente, ocurren malos entendidos, que pueden darse evidentemente como en cualquier otro sector, ya que detrás estan profesionales que por lo general son humanos. Profesionales porque se encuentran preparados para realizar propuestas y asumir retos dando soluciones, asesores, lo quieran como si no, de aquello que entienden y por lo que terceros delegan para cubrir su necesidad. Este asesoramiento pueda ser más ético, profundo, eficaz, detallado, específico,... según la filosofía o la actitud del asesor, consciente de la necesidad y obligación de generar sinergia con el cliente y empatizar con la situación para, a través de la relación humana y personal, ofrecer el mejor servicio posible, dentro de las necesidades como las posibilidades del cliente.

Luego, también evidente, están aquellos que aprovechan la ignoracia de los demás para dar soluciones inmediatas sin fundamento ni sentido, con argumentos incongruentes, impropios o incluso faltos de verdad, para conseguir dar un servicio con sólo la intención de cobrarlo una y otra vez. Donde el beneficio está en hacer muchos servicios en poco tiempo o prestar un servicio inicial tan básico que conlleva realizar otros más para complementar al primero y sin previo aviso.

Aunque bien difícil, es necesario preveer los incovenientes a corto y largo plazo que pueda plantear cualquier proyecto y plantearlos a priori a los clientes, creemos es la única forma de generar confianza y fidelidad por parte del cliente, aunque en ocasiones siquiera este detalle sea suficiente para ello. Existen proyectos sujetos a multitud de variables tanto en su inicio como a lo largo de la vida de los mismos, poner en situación al cliente del proceso y lo que conlleva es parte fundamental de una buena gestión y necesaria para el curso normal del proyecto en su tiempo de vida, para incluso entender aquellos incovenientes emergentes que no se supieron preveer.

Esta tarea fundamental puede convertirse en una labor, en ocasiones, desagradable por el hecho de que dicho asesoramiento normalmente se presta de forma verbal, a una o varias personas, donde el recordar los detalles se convierte en parte obligatoria y repetitiva y que seguramente se vuelva en contra de uno, porque el cliente asume las explicaciones cuando se les da pero luego o no entiende porqué o no recuerda el qué, y es comprensible, cuando un proyecto genera continuamente gastos, acaben como mínimo incordiando al cliente.

Incluso algunos clientes, conocedores de la idiosincracia de la gestión, en este como otros sectores, quieren aprovechar estas inevitables incidencias con el propósito, bien de conseguir algún beneficio, ya sea con servicios añadidos sin coste, descuentos,... o simplemente dejar de contar con tus servicios. Que pueda ser legítimo, aunque no siempre, por su manera, los recursos ni la intención.

Y es que cuando uno quiere hacer su trabajo después de tanto tiempo de preparación, corroborado por varios años de experiencia, hacerlo desde la humildad que requiere un trabajo que te gusta hacer, perseguir el éxito en la obra simplemente basado en la satisfacción del cliente y que obtenga buenos resultados en su mercado, entre varios etceteras, ... que la situación acabe en una tesitura improcedente, por el intento desafortunado de algunos por entrar en detalles inapropiados, para conseguir un ahorro (normalmente ya aplicado), o un simple acto de egocentrismo pretensioso asignándose la autoría,... pues,... como mínimo, ofende. Aún más "sin conocimiento de causa".

Para aquellos humildes que no lo supieran/sen y les pueda interesar, una aportación más para su glosario de propósitos, una razón más por la que reconocer que la profesionalidad no es gratuita y la devaluación por, para y en la búsqueda de beneficios propios no siempre tiene cabida, ni en este ni en ningún sector.

¡¡ Seamos serios por favor !!

……………………………………………………………

El copyright en el diseño gráfico

En el número doce de la revista Grrr, David Casacuberta, Rosa Castells y Rosa Llop explican todo lo que siempre quiso saber acerca del diseño gráfico y los derechos de autor, pero no se atrevía a preguntar.

Ah, pero ¿el diseño gráfico también tiene copyright?

Efectivamente. Un autor visual es autor, y por tanto, tiene derechos, por el mero hecho de serlo. La ley no distingue entre tipos de autores: músicos, novelistas, ilustradores, fotógrafos, arquitectos, modistos, etc. Todos tienen derechos sobre su obra. De hecho, la ley les da el monopolio de la explotación.

Exactamente, ¿en qué consiste los derechos de autor o propiedad intelectual?

Para decirlo en una frase, una obra gráfica no es de quien la paga, sino de quien la realiza. El autor puede ceder sus derechos un tiempo a un tercero para que use su obra. Normalmente esta cesión implica el pago de una cantidad determinada al autor. Esta remuneración no es el pago por el coste de la realización, sino que viene a ser como un canon por el derecho a usar esa obra. Así, supongamos que has desarrollado un logo estupendo para una empresa. La empresa ha pagado por el trabajo que te ha supuesto hacer ese logo y aparte un canon determinado para su uso. Unos años después el logo se hace tan famoso que un editor que quiere publicar un libro sobre diseño de logos está interesado en incluir tu logo. Bien, ese editor no debería pagarte ni un céntimo por el trabajo de realización del logo, eso ya te lo pagó, más mal que bien seguramente, la empresa en cuestión. Sin embargo, el editor no puede sin más ni más pillar el logo y meterlo en su libro. Incluso aunque tenga el permiso de la empresa que te paga por el logo. Esa empresa tiene derecho a usar el logo, pero no es suyo. El logo es y será siempre tuyo.

Así pues, el editor de The Coolest Logos tendrá que ponerse en contacto contigo y obtener tu permiso. Es decisión tuya si se lo das sin más —igual te interesa por cuestiones de publicidad— o si quieres cobrar algo a cambio. Puede ser una cantidad fija o un tanto por ciento sobre las ventas del libro.

Además de estas cuestiones económicas, también hay un lado intelectual del asunto. Los derechos de autor establecen que tú, como autor, tienes derecho a decidir si tu obra será divulgada y de qué forma. Igualmente, tienes derecho a exigir el respeto a la integridad de la obra e impedir cualquier deformación, modificación, alteración en ésta.

¿Los derechos de autor cubren sólo obras artísticas o cualquier tipo de creación comercial?

Los derechos de autor no cubren solo obra artística, sino cualquier producto comercial en el que haya trabajo de creación, por muy aburrido o falto de originalidad que sea.

La ley no distingue entre tipos de creación. Cualquier creación visual, por el mero hecho de serlo, está protegida por los derechos de autor. Un logo para una charcutería tiene los mismos derechos de autor que una fotografía de Mapplethorpe. De hecho se trata de un mito que, en buena parte, han distribuido por su propio interés empresas poco escrupulosas. Cuando se les acusa de violación de copyright, la respuesta automática es siempre que la creación visual en disputa no tenia ningún valor artístico, sino meramente comercial.

Afortunadamente, estas excusas no van a ningún sitio. Ello se ha podido comprobar en diferentes sentencias, como una reciente en que una conocida empresa cervecera modificó una foto sin permiso del autor y finalmente se tuvo que indemnizar al autor por violación de propiedad intelectual con un millón de las antiguas pesetas (6000 €).

¿Las obras por encargo también tienen derechos de autor, o sólo los encargos?

En realidad, no importa si una obra gráfica se realiza por encargo o es obra libre. De nuevo, la ley no hace distinciones.

Yo cedo una ilustración para que un cliente la use en un calendario, pongamos por caso. Un tiempo después, el cliente decide utilizar esa misma ilustración en una portada de libro, ¿es eso compatible con los derechos de autor?

Todo depende del contrato que hayamos firmado con el cliente. En principio, si ha quedado bien establecido que esa ilustración es para el calendario, el cliente no tiene derecho a utilizarlo para nada más. Ha de pedirte permiso previamente y atender a las demandas económicas o de otro tipo que tengas.

¿La cesión de los derechos a un cliente, es para toda la eternidad?

De nuevo, depende de lo que se establezca en el contrato. Si no hay contrato, el numero de años por los que se cede una obra a un cliente es de cinco. A partir de ahí, si quiere seguir reproduciendo la obra en cuestión debería volver a ponerse en contacto con el autor.

Un cliente me ha pagado por una obra gráfica. ¿Tengo derecho a utilizarla en otros trabajos míos?

De nuevo, el contrato manda. Salvo que el cliente haya insistido en que quiere la cesión exclusiva de los derechos de la obra, esté por escrito, y te haya pagado por esa exclusividad, puedes reproducirla en cualquier otro sitio sin tener que peder permiso.

Insistimos: La obra es tuya. El cliente sólo te paga por el esfuerzo que supone su desarrollo y por una cesión para poder utilizarla.

¿Caducan los derechos de autor después de la muerte de éste?

Efectivamente. En general son 80 años tras la muerte. Los herederos pierden los derechos pasado ese tiempo.

¿Si las herencias se pueden ir pasando de padres a hijos, por qué no se puede hacer lo mismo con los derechos de autor?

Básicamente, la idea es que aunque se le llame también “propiedad intelectual” no es una propiedad en el mismo sentido que lo es un apartamento en Torrevieja o un coche.

En general, en teoría del derecho se establece que los derechos de autor son como un derecho de segundo orden. Se garantiza que los autores tengan derecho a la explotación de la obra para así asegurarnos de que habrá personas dispuestas a crear cosas interesantes en el futuro. Si la creación fuera algo horrorosamente mal pagado, no habrían creadores visuales, o eso creían los legisladores que en su momento inventaron el concepto de derechos de autor.

Desde otra perspectiva, los derechos de autor están limitados para garantizar que el derecho del autor y sus herederos a explotar su obra no entre en conflicto con el derecho del público a disfrutar de las creaciones culturales, artísticas y comerciales de todo tipo.

¿Los autores tienen también obligaciones?

Ciertamente. En primer lugar, respetar la propiedad intelectual de los demás. Por muy artista que fuera, hasta Andy Warhol debería haber obtenido el permiso de los diseñadores de la caja de jabón Brillo antes de reproducirla en sus obras.

Igualmente, esas fotos tan cool o ese código Flash que corren por Internet y que quedan tan bien en ese diseño no deberían utilizarse sin haber obtenido un permiso previo de los autores.

En segundo lugar, cuando el proyecto implica modelos fotografiados o filmados, debemos respetar el derecho a la propia imagen.

¿Qué es el derecho a la propia imagen?

Básicamente, que los derechos de autor también cubren la apariencia de una persona. Si un fotógrafo toma una foto de una persona, previamente debería obtener el permiso de esta. Igualmente, si esa fotografía tiene un uso posterior, ya sea artístico o comercial, el fotógrafo debería obtener de nuevo consentimiento para cada uso concreto que se haga de esa foto. Ese permiso debería obtenerse siempre por escrito.

¿Qué es la obra colectiva?

“Obra colectiva” es una manera de catalogar un conjunto de obras que se editan conjuntamente. Por ejemplo, un libro de presentación de obra de diferentes ilustradores. La etiqueta de “obra colectiva” implica que todas las aportaciones de los diferentes autores quedan fundidas en una, sin que se puedan individualizar las diferentes aportaciones.

Hay que vigilar mucho con este tipo de denominaciones, pues es un truco típico de las editoriales para evitarse tener que pagar derechos de autor a los diferentes participantes. Así, la AFP recomienda evitar la etiqueta «obra colectiva» y usar «obra individual en colaboración» de manera que los derechos de autor de cada participante sean respetados

¿Qué es el derecho a cita?

Este derecho está muy claro en la letra impresa. Un investigador está escribiendo un libro sobre, pongamos, historia del diseño en el siglo XIX. Ese investigador ha leído en un libro de, pongamos por caso, Sánchez Dragó, diversas opiniones sobre William Morris y resulta que no está de acuerdo (o si lo está). Pues bien, ese investigador tiene todo el derecho del mundo a citar el texto de Sánchez Dragó sin tener que pagarle nada, y ni siquiera pedirle permiso. Si el libro se vende, los royalties son para el autor, y Sánchez Dragó no recibe ni un céntimo de ellos. Lo mismo sucede con los resúmenes. Si un critico redacta un resumen de Soldados de Salamina, el copyright de ese resumen es del crítico, y no de Javier Cercas.

En el mundo audiovisual las cosas no están tan claras. Usos muy específicos, como el permiso para reproducir Los Girasoles de Van Gogh si uno está escribiendo un estudio de pintura holandesa contemporánea, están permitidos, pero a partir de ahí las fronteras se hacen borrosas. En caso de duda, la regla de oro es pedir permiso al autor.

¿Puede uno renunciar a sus derechos de autor por contrato? La respuesta es un rotundo NO. Cualquier contrato que exija que el autor renuncie a sus derechos de autor es literalmente ilegal. No se puede renunciar a los derechos de autor. Desgraciadamente, es una practica bastante extendida, sobre todo, lo que resulta aun más triste, entre museos y administraciones publicas.

Otras fuentes:

dmrights.com - "11 cosas que debes saber sobre el Copyright y Derechos de Autor en Internet"

Aga. Asociación de Diseñadores Gráficos de Asturias.

Nota: Malegro avisa que este artículo tiene como única finalidad la divulgación y en ningún caso debe considerarse como recomendación, asesoramiento o consejo profesional.  Malegro, no será responsable de las acciones u omisiones del lector basadas en la información ofrecida en este artículo.

 

           

Tags relacionados

/ / /

 


Archivos

ID Mercado Bellavista

Identidad corporativa Bellavissta
Cliente:Mercado bellavista
Lugar: Sevilla

 

WEB Epyme

Desarrollo web Epyme
Cliente: Epyme
Lugar: Sevilla

 

ESHOP Modelo LadyPop

T-Shirts. Modelo LadyPop
Cliente: Malegro
Lugar: Málaga

 

WEB El Manjar de Talamanca

Desarrollo web El Manjar de Talamanca
Cliente: El Manjar de Talamanca
Lugar: Madrid

 

ID El rimero. Tu vinoteca Particular

Naming. Identidad corporativa Vinoteca El Rimero
Cliente: El rimero
Lugar: Málaga

 

ID El Manjar de Talamanca

Naming. Identidad corporativa El Manjar de Talamanca
Cliente: El Manjar de Talamanca
Lugar: Madrid

 

 
 
 
 

En malegro.es utilizamos cookies para saber qué páginas de nuestras web visitas, qué haces en ellas y qué es lo que más te interesa. Así cuando vuelvas a entrar tu navegación será más personalizada. Al navegar por nuestra web estás aceptando el uso de cookies. Ocultar Saber más